Por un segundo te perdí

No logro acordarme cómo se desató esta locura imparable, lo único que conservo es un cúmulo de horribles sentimientos: dolor, tristeza, desesperación, impotencia y miedo. Te perdía, tu voz se volvía un susurro tenue y apagado, lo único que podía vislumbrar era el rojo carmesí de tu sangre, sentía mis manos húmedas a causa de ella y mi rostro empapado en lágrimas.

Intenté desesperadamente detener la hemorragia, hice cuanto pude para mantenerte con vida. Sin embargo, mis esfuerzos fueron en vano: poco a poco empezaste a perder la conciencia, tu corazón dejó de latir y tu respiración se volvió imperceptible. Lloré como nunca antes lo había hecho, grité al cielo e imploré a Dios una explicación ante tal insensatez.

Me encontré en la oscuridad de mi habitación, un sentimiento de paz infinita recorrió mi ser: había sido una pesadilla, un monstruoso sueño nada más.

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s