Cenizas y polvo

Una tarde, sin razón aparente y de la nada, tú me convertiste en polvo. Jamás pensé volver a sentirme así, tan perdida, en medio de la oscuridad, con el corazón hecho trizas. Pero heme aquí, sosteniendo sólo cenizas en la palma de mi mano.

Advertisements